La píldora mágica (26)

La píldora mágica (25)
8 abril, 2021
La VIII Carrera solidaria celebrada en el Colegio Manuel Bartolomé Cossio, de Fuenlabrada, recauda 845,45 € destinados a AMPASTTA.
20 mayo, 2021

Tengo una amiga a la que en esta historia voy a llamar Laura. Es una amiga muy querida que se casó hace diez meses con un hombre que conoció hace 3 años.  A pesar de que ninguno de ellos cumple ya los cuarenta, se casaron con la ilusión de los veinteañeros.  Hace tres meses ella cae enferma – nada muy grave – y él decide marcharse con otra mujer y abandonarla.

Cuando mi amiga me llamó ayer para contármelo en un mar de lágrimas, en ese momento un tsunami de emociones nos inunda.  Tristeza por la pérdida, frustración por el fracaso, humillación por el abandono, rabia por la injusticia y miedo por el futuro.

Cuando nos hemos visto esta mañana Laura me cuenta que está bien.  Que ya le dijo todo lo que tenía que decirle y que no le desea ningún mal.  Que si esto es lo que tiene que vivir ahora, que lo acepta. Que le da las gracias por los buenos tiempos y que lo deja marchar, porque su felicidad sólo depende de ella.  

“Si tiene que recibir castigo por el daño que me ha hecho” – dice – “no voy a ser yo quien se lo aplique.  No estoy contenta, pero no pienso envenenarme con pensamientos de odio y rencor que a la única persona a la que perjudican es a mí misma.  Sé cuáles son mis valores y cuál es mi camino. Y no voy a estropearlo con malos pensamientos y sentimientos”.

Leo el prospecto de la píldora que me da Laura:

“Indicaciones:  Para el sufrimiento provocado por terceros.  Recuerde que el cuerpo, la mente y el corazón que reciben esta píldora es el suyo y el de nadie más.
Posología: Tomar con amor por uno mismo y autocompasión.  Si es posible, acompañado de seres queridos. Puede tomarse cuantas veces al día se requiera porque no tiene contraindicaciones.
Efectos secundarios: Autoestima, sentimientos de perdón, libertad y bondad.”

Me tomo la cápsula recordando las palabras de Víctor Frankl en su libro “El hombre en busca de sentido”

«Todo puede serle arrebatado a un hombre menos la última de las libertades humanas: el elegir su actitud en una serie dada de circunstancias, de elegir su propio camino ¿No podemos cambiar la situación? Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento.«

Comments are closed.