La píldora mágica (25)

píldora mágica Tourette
La píldora mágica (24)
15 marzo, 2021
La píldora mágica (26)
6 mayo, 2021

Cuando las personas vivimos o convivimos con una situación difícil, una enfermedad crónica, una discapacidad, etc., hay veces que sentimos que no podemos más.  Incluso nos decimos “¡sólo soy un ser humano!” y eso es verdad.  Lo interesante es que lo que nos pasa, no nos pasa a nosotros solos, son situaciones comunes a toda la humanidad.

Voy a tomarme mi píldora mágica y leo en el prospecto que ese refrán que dice “mal de muchos consuelo de tontos” no es cierto.  Cuando me doy cuenta de que lo que me pasa a mí – mi sufrimiento, mi dolor, mi agotamiento – es algo que le pasa a la mayor parte de las personas, parece que mi carga se reparte. 

Por eso es importante compartir con otros lo que nos está pasando a cada uno. A veces, alguien tiene una respuesta para aquello que te está rondando la cabeza.  Otras  eres tú quien transmite esa solución que otro está buscando. Nos asociamos (como en Ampastta), nos juntamos con otras personas que tienen situaciones muy similares a la que nosotros vivimos y tratamos de tirar del carro todos juntos.

Por un momento imagínate tu cuerpo.  Millones y millones de células especializadas trabajando en grupos para que tú seas tú y puedas estar vivo.  Las células no compiten ni se aíslan: colaboran.  Y lo hacen desde sus propias capacidades.  Las del páncreas no pretenden ser como las del corazón ni éstas como las de la piel. Cada una aporta al cuerpo aquello que mejor sabe hacer y además seguramente lo hace con mucho amor. Compartir es un camino de ida y vuelta: dar y recibir, según las capacidades de cada uno.

Miro el papelito:
Composición:  alegría (5%), empatía (5%), compasión (5%), voluntad (5%) y paciencia (80%).
Indicaciones: Necesidad de bienestar, ánimo para seguir adelante, perspectiva ante las situaciones difíciles, “tiempo fuera”.  Es un poderoso antídoto para los graves efectos de la soledad (aislamiento, victimismo, ansiedad y depresión).
Posología: tomarla antes de venirme abajo. Su efecto se potencia si se toma en compañía de otros.
Interacciones: la píldora funciona mejor si además de recibir, estoy dispuesto a dar.

No estamos solos, pero siempre es conveniente dar un primer paso nosotros, no esperar a que sean los demás los que nos traigan las soluciones.  Muchas veces sólo se trata de hablar, de estar, de compartir la angustia. Sólo con eso ya nos sentimos mejor.  

No estamos solos ni “somos solos”.  Formamos parte de un mundo maravilloso que nos perdemos si nos aislamos.  

“Una alegría compartida se transforma en doble alegría; una pena compartida, en media pena”

(Proverbio sueco)

Comments are closed.