Perros de asistencia para hacer frente al Síndrome de Tourette.

La píldora mágica (31)
20 enero, 2022
Ana, posando con su jamón
Ana Almoguera, socia ganadora del sorteo del jamón
25 enero, 2022

Una familia madrileña ya disfruta de esta iniciativa pionera en España que tiene múltiples beneficios para niños y jóvenes

Las pasadas navidades, un regalo llegó a casa de Mari Carmen Barrio. No lo trajeron los Reyes Magos, pero sí ha tenido bastante de mágico. Se trata de Kai, un labrador amarillo, dulce y juguetón, el perro ideal para asistir a su hijo adolescente Daniel, diagnosticado con el síndrome de Tourette desde los siete años. Esta afección del sistema nervioso hace que las personas que lo padecen realicen movimientos y sonidos repetidos que no pueden controlar y, hasta el momento, nadie en España había entrenado perros de asistencia para ayudar a niños y familias con este problema.

Pablo Navarro, instructor de perros de asistencia y terapia de la entidad Obra Social Ischadia, cuenta cómo se puso en marcha el llamado Proyecto Blue: «Tras una de las charlas divulgativas que organizamos, Amaya Álvarez, vicepresidenta de AFESTTA (Asociación de Tourette de Euskadi), nos preguntó si era posible adiestrar a un perro de asistencia para sus hijos con síndrome de Tourette, porque en varios sitios le habían dicho que no. Nosotros estudiamos el caso y nos animamos a poner en marcha esta iniciativa, porque nos gustan los retos, queríamos probar algo nuevo y pensamos que un perro de asistencia puede ser de mucha ayuda para las familias». Entre otros beneficios, perros como Kai pueden servir como soporte emocional, aportando tranquilidad, ayudando a ganar autoconfianza y, en caso de crisis, evitando las autolesiones que a veces van asociadas a los tics del síndrome de Tourette.

Mari Carmen, que lleva desde principios de año viendo cómo Kai y Daniel se han convertido en inseparables, todavía no se lo cree. «Estamos en plena resaca emocional. Es otro niño. Se le ve más seguro, habla más alto, cuando pasea con él va muy erguido, está contento… También a la hora de mostrar los sentimientos, que siempre le ha costado mucho. A Kai le pega unos achuchones y unos besos que no veas. Desde el primer día Kai y él han hecho un equipo genial y a nivel emocional, que es lo más difícil, ha supuesto un antes y un después tanto para Dani como para nosotros». Sentirse acompañado por un amigo incondicional que no le juzga, que le ayuda a disminuir sus trastornos del sueño, le tranquiliza en situaciones de estrés y está adiestrado para actuar en situaciones de crisis, son algunas de las aportaciones más valoradas por la familia en su conjunto.

Para llegar hasta allí, aclara Navarro, ha sido necesario un adiestramiento totalmente personalizado. «Primero se habla con la familia para entender las necesidades, y a partir de ahí empieza a seleccionarse el perro. No vale cualquiera, tiene que ser como un guante para cada usuario. Luego empieza el curso de obediencia, se pasa al espacio público y finalmente se focaliza en las ayudas técnicas específicas que tiene cada usuario. En el caso de Dani, escogimos a un perrito muy flexible y bastante sensible corporalmente, para que cualquier corrección por su parte fuera suficiente».

La mayor dificultad en todo el proceso ha sido conseguir la financiación ya que el proyecto, que cuenta con la colaboración de la Fundación «la Caixa», implica un importe muy elevado para las familias. «El trabajo que desempeñan desde Ischadia lo vale, porque conlleva un montón de gastos veterinarios, el adiestramiento, la manutención, la fase de acoplamiento para la que se desplazaron a Madrid, la supervisión constante… El trabajazo que han hecho con el perro es increíble», reconoce Mari Carmen. Ahora mismo, tienen cubiertos un 70% de los gastos y, por eso, realizan un llamamiento para que, a través de aportaciones individuales, se pueda sufragar el coste completo a través de la web proyectoblue.obrasocialischadia.com.

Noticia extraída de www.elmundo.es

https://www.elmundo.es/madrid/2022/01/19/61e6e72de4d4d8e3718b4590.html

Comments are closed.