La píldora mágica (9)

La píldora mágica (8)
4 noviembre, 2019
La píldora mágica (10)
15 enero, 2020
píldora mágica Tourette

TFGP.

«La mente es maravillosa. Procesa nuestros recuerdos; en cuanto hay algo que hacer se pone a planificar y cuando se aburre… pues se mantiene danzando de un pensamiento a otro.

Como contrapartida, es tan poderosa, que a veces siento que me domina, que no soy capaz de controlarla. Y eso es paradójico ¿no? La mente controlando a la mente.

¿Cuándo se está pasando de la raya mi mente? Pues, por ejemplo, cuando anticipa lo que va a pasar y empieza a crear una historia impresionante a partir de una información. Si bien es cierto que monta la historia basándose en la experiencia previa, no siempre acierta.

Hace unos días me llamó un amigo por teléfono. Me decía que mientras otros se quejaban de la crisis, él estaba sentado en un sofá de 3.500 euros, con un aparato de aire acondicionado frío/calor que cuesta 2.300 euros; y por si fuera poco, viemdo una peli en una smart tv de 70 pulgadas. “Me siento feliz y nada me incomoda, ni siquiera los empleados del gran almacén que me están mirando muy mal y quieren que me salga ya de la tienda”.

Si, la mayoría de los chistes tienen ese punto de engañarte para que tu mente tenga una idea de la realidad distinta de la realidad misma.

Hoy la píldora mágica me invita a no creer todo lo que dicen mis pensamiemtos, a darme cuenta de que soy algo más de lo que imagino que soy. Y por añadidura, los demas son también algo más de lo que pienso que son. 

Con esta píldora soy capaz de ver algo más que el tourette, algo más que un tic, una conducta o una lesión.

Me escucho. Te escucho. No quiero hablar con el tourette: quiero hablar conmigo o contigo… quiero un diálogo, no un monólogo de mi mente.

El prospecto de la pildora viene con una advertencia: la mente es muy poderosa. Cuidado con lo que pienso, que puede hacerse realidad.

Me la tomo con un gran vaso de sabiduría, leyendo a Mahatma Gandhi:


«Cuida tus pensamientos
porque se volverán palabras.
Cuida tus palabras
porque se transformarán en actos.
Cuida tus actos
porque se harán costumbre.
Cuida tus costumbres
porque forjarán tu carácter.
Cuida tu carácter
porque formará tu destino.
y tu destino, será tu vida.»

Comments are closed.